jueves, 7 de agosto de 2008

Wall-E


Andrew Stanton es el responsable de la nueva película del estudio Pixar, y volvemos otra vez a lo mismo, Pixar se encuentra a años luz de aquellos que pretenden hacerle competencia. Las comparaciones con productos como Horton (Blue Sky Studios) o Kung Fu Panda (Dreamworks) son directamente risibles. Cine de animación, pero no para niños.


Nos presentan a Wall-E que es algo así como la última chacha de la tierra, una tierra llena de residuos, obligando a la humanidad a salir del planeta en un crucero intergaláctico con la esperanza de regresar algún día, los humanos muy listos manda a EVA ,una sonda cuya misión es la busqueda de vida sobre la faz de la tierra, cuando aparece frente al pobre Wall-E este se queda pillao por su curvilínea figura, la cosa entre ellos parece ir viento en popa ,hasta que a la moza le dan el toque de queda y la vuelven a buscar, Wall-E coladito hasta en los microchips no se lo piensa dos veces y se cuela en el coche intergaláctico siguiéndola hasta donde haga falta.


Todo pinta bien, la presentación de los personajes protagonistas, la ambientación, las imágenes de una tierra totalmente devastada, el día a día de Wall-E, nos trae una primera media hora impresionante, pero (si, tenemos un "pero") el problema radica una vez llega al refugio de la humanidad , los protagonistas se dedican a correr de un lado para otro por pasillos interminables, buscando un McGuffin mas bien pobre, que sirve de envoltorio/pretexto para seguir desarrollando la particular historia de amor entre los robots. Eso si, la representación de una humanidad echada a perder en una comodidad absoluta (como bien muestran sus cuerpos entrados en orondas carnes) sobre sillas gravitatorias, alimentándose unicamente a traves de batidos, desolador. A pesar del "pero" de lo mejorcito que llevamos este año.


Es realmente sorprende es que estos robots sean capaces de desprender muchísimas mas emociones (y de emocionar) que muchos actores de carne y hueso.



Destacar que el corto previo, Presto, narrando la alocada actuación entre un mago y el famélico conejo, divertidísimo.




P.D: A quien le interese, mi película favorita de Pixar sigue siendo Los Increibles.

2 comentarios:

gatchan82 dijo...

parece que te ha dejado un poco chafado...

Crow dijo...

con tantos comentarios positivos me esperaba mas...la tengo que volver a ver...