martes, 29 de julio de 2008

Sexo en Nueva York




Pues eso, muertas de asco en sus mansiones/apartamentos de lujo, tras la borrachera de éxito que les supuso la serie, las cuatro “actrices” cuarentonas (por llamarlas de alguna manera) de tan afamada serie dan, tras varios años haciéndose de rogar, el salto a la gran pantalla. No hay nada como que tu carrera se esté hundiendo mas rápido que el Titanic para retomar aquello que te dio éxito (y si no que se lo pregunten a Mulder y Scully… que también regresan, necesitados de cheques con muchos ceros detrás).

Así que de nuevo Carrie, Samantha, Miranda y Charlotte regresan un ratito más a nuestras vidas, o nos dejan entrar un ratito más en las suyas… En fin, todas siguen con sus vidas justo donde lo dejaron, retomamos la acción cuando Mr. Big y Carrie se van a trasladar a un ático de escándalo y él, en un arrebato de amor en la cocina entre cebolla y cebolla, le pide matrimonio como si le pidiera que le pasara la sal , la respuesta de ella va acorde, le pasa la sal y le dice que sí mientras se asegura de que el horno ya esta caliente y tienen de fondo "con las manos en la masa". Tenemos inicio de película, progresivamente se van abriendo más tramas que lógicamente afectan al resto de las mujerzuelas: que si infidelidades, miedo al compromiso, embarazos sorpresa, un tour por México, rupturas y reconciliaciones... todo bien envuelto en una montaña rusa de dos horas, dialogos que recurren a su receta de frases lapidarias precocinadas, a menudo frívolas (no en intención sino en contenido), que tiende a desembocar en una conversación a cuatro bandas donde cada una está realmente exponiendo constantemente su opinión sin una réplica auténtica y natural a lo que dicen las otras, le añadimos un paseo por lo mas chic de Nueva York, desfiles de alta costura, una oda al consumismo desenfrenado, Manolo Blanick (por supuesto) y todo ello para llegar a un happy end, donde el amor (esos momentos cursis/ultrañoños me pueden) puede con todo… afus… y salir con una sonrisilla cómplice del cine.


Eso sí, ellas son actrices un tanto limitadas (siendo generoso), normal que estén condenadas al refugio televisivo. ¡Bueno! Hasta que llegue la segunda parte… que ya están en ello, en vista del taquillazo de esta entrega.


Lo que les ocurre a las películas que se basan en series de televisión es que siempre da la sensación de que es un episodio largo o en este caso el resumen de lo que podría ser la séptima temporada. Pero bueno, es un producto que no engaña a nadie y uno sabe de antemano lo que va a ver y lo que ofrece... ¿no?

2 comentarios:

gatchan82 dijo...

tenían que dedicarse a hacer un par de temporadas más. la peli tiene trama para al menos, una.
pero claro, no dan tanto dinero.

Crow dijo...

Cuestion de tiempo y sobretodo dinero, les lleva menos el rodaje de la pelicula y su correspondiente promocion que el rodaje de otra temporda mas, y si no que se lo digan a la Parker que esta de productora en la cinta,y ya esta manos a la obra con la proxima entrega pensando en la cantidad de minolles que estan entrando en su cuenta corriente.